Acerca de mi

Soy Javier Ferrer González.

Actualmente trabajo como desarrollador web backend en Uvinum, estoy finalizando el Grado en Ingeniería Informática en la FIB-UPC y doy clases en el Máster de Programación Web de Alto Rendimiento de LaSalle BCN.

En este blog encontrarás posts sobre internet, programación y reflexiones variadas.

Si quieres saber más acerca de mi, aquí tienes mi Currículum y el formulario de contacto.
Acerca de mi

Cómo compaginar estudios y trabajo eficientemente

Llevo bastantes años compaginando los estudios con el trabajo a media jornada, con lo cuál, a día de hoy creo que he probado todas las fórmulas para intentar llevarlo a cabo de la forma más eficiente con el fin de ser más productivo y poder tener tiempo para esa otra cosa llamada “vida social” 🙂

Básicamente he seguido un método de prueba y error con las tres posibilidades que considero que existen para compaginar el trabajo y la universidad, y tras experimentar sus pros y contras, he visto que hay ciertos aspectos que me hubiera ido muy bien saber con anterioridad, así que ese es el motivo de este post: intentar ahorrarte que tú también cometas ese error o, como mínimo, que puedas razonar con más criterio el por qué de una u otra opción. Contemplo 3 posibilidades:

  • Estudiar por las mañanas y trabajar por las tardes.
  • Trabajar por las mañanas y estudiar por las tardes.
  • Dedicar ciertos días a trabajar y otros a estudiar.
Rutina diaria compaginando trabajo y estudios

Rutina diaria compaginando trabajo y estudios

Estudiar por las mañanas y trabajar por las tardes

Pros:

  • Me permite escoger asignaturas que sólo se hacen por la mañana. En el post sobre cómo decidir qué asignaturas escoger ya vimos que debíamos partir de la base de que nos cuadraban los horarios y nos fijábamos en otros factores, con lo que puede pasar que nos interese más hacer determinadas asignaturas que sólo se hagan por la mañana.
  • El estar estudiando durante todo un día personalmente me carga demasiado, me siento pesado y al final de la jornada me cuesta asimilar conceptos. De esta forma, al combinar el trabajo y la universidad en un mismo día, me obliga a cambiar el chip y a “reactivarme mentalmente”, con lo que la sensación de agobio es menor.

Contras:

  • A la hora de hacer trabajos y estudiar para exámenes, vas a tener que: ir a clase, ir al trabajo, y finalmente ponerte a estudiar después de trabajar. Así que tendrás que cambiar el chip dos veces. Esto cuesta mucho y más cuando supuestamente “ya has acabado tu jornada” y es última hora del día.
  • Derivado del punto anterior, además soy de las personas que prefiere hacer los trabajos en grupo y estudiar quedando con los compañeros físicamente. Con este tipo de horario vas a perder demasiado tiempo en desplazamientos: Ir a la universidad, ir al trabajo, y finalmente volver a la universidad porque es donde has quedado para estudiar.
  • Si llegas a clase medio dormido y toca teoría… te vas a dormir en clase… y lo sabes.
  • Por las mañanas personalmente me cuesta arrancar, y como decía en el post sobre gestión de límites personales, hay ciertos “rituales” que pase lo que pase me gusta mantener. Con lo que ya asumo una posible llegada tarde. Puede sonar raro, pero sencillamente me es más fácil asumirlo que remediarlo. Conclusión: Si llego 15 minutos tarde a clase, ya me he perdido esos 15 minutos, y no tengo posibilidad de recuperarlos (en cambio si llego tarde al trabajo, lo puedo recuperar fácilmente).

Conclusión:

Para mi es la peor opción. No obstante, según qué asignaturas te interesen, la tendrás que llevar a cabo algún semestre que otro.

Trabajar por las mañanas y estudiar por las tardes

Pros:

  • Al igual que la opción anterior, también me “reactiva mentalmente” al tener que combinar el trabajo y la universidad en un mismo día.
  • Puedo quedarme pegado a las sábanas. Si llego tarde al trabajo por la mañana, no pasa nada, puedo recuperar ese tiempo otro día.
  • Si tengo que preparar exámenes, o hacer trabajos en grupo, puedo alargar la jornada en la universidad sin tener que suponer un desplazamiento ni un cambio de chip. Mentalmente cuesta menos.
  • Como en el caso anterior, obviamente me permite escoger asignaturas que sólo se hagan por la tarde.

Contras:

  • Según cómo gestiones el tema de la comida, si a primera hora de la tarde tienes teoría y eres de los que le entra la morriña después de comer… te vas a dormir en clase… y lo sabes.
  • Dependiendo del semestre, puede resultar difícil encontrar suficientes asignaturas que hayas escogido y se hagan por la tarde.

Conclusión:

Personalmente la considero una buena opción. Principalmente por ahorrarme desplazamientos y cambios de chip.

Dedicar ciertos días a trabajar y otros a estudiar

Pros:

  • Amortizas más el arrancar. Es decir: A la hora de llegar a tu trabajo, antes de ponerte a ser 100% productivo, hay un pequeño espacio de tiempo del orden de minutos que estás “dejando el entorno a punto para poder ser 100% productivo”. Con lo cuál, si ese periodo de tiempo sólo lo haces una vez por cada 8 horas y no una vez por cada 4 o 6 horas, el tiempo se diluye más y es más amortizado.
  • Mantener el foco. Si un día estás liado en el trabajo con algo metido en la cabeza y estás “on fire”, puedes continuar con ello durante 8 horacas. No se te rompe el flujo de trabajo teniendo que ir a la universidad.

Contras:

  • Se hace pesado estudiar todo un día. Personalmente, quizás por estar ya acostumbrado a compaginar ambas cosas en un mismo día, llego demasiado cansado al final del día si lo dedico a estudiar, y como decía antes, no puedo asimilar todos los conceptos tan bien con lo que académicamente rindo menos.
  • Ponerse a estudiar después de currar cuesta. Hay épocas que tienes entregas de la universidad o exámenes jodidos y que sí o sí vas a tener que estudiar al llegar a casa después de todo el día currando. A mi me cuesta horrores porque mentalmente lo piensas como un “si ya he acabado la jornada, no puedo ponerme ahora a estudiar”.
  • Perder el hilo en el trabajo. Dependiendo de los días que escojas para estudiar o trabajar, puede darse el caso de que no se te vea el pelo por el trabajo desde el jueves hasta el martes. Esto a mi personalmente hace que desconecte demasiado para tratarse de periodo “no vacacional”, con lo cuál, no sé si lo veo bien. Por otro lado, está la posibilidad de que se te junten dos días que no vas al trabajo, con lo que puede que en esos dos días hayan pasado muchas cosas y te hayas quedado un poco atrás. Conclusión para este punto: Intentar que sean días intercalados.

Conclusion:

Esta opción tiene cosas realmente buenas que la diferencian de las otras dos (mantener el foco), pero los contras también son notables. Con lo cuál considero que depende del tipo de estudios que estés llevando a cabo y el trabajo que hagas.

Consideraciones finales

Algo en lo que se basa este post es en la premisa de poder jugar con el horario del trabajo, algo que aprovecho para agradecer a las empresas en las que he trabajado, como por ejemplo Verticomm, ya que siempre me lo han permitido 🙂

Share this Story

Posts relacionados

5 Comments

  1. David

    25 Enero, 2015 at 13:54

    Muy interesante tu análisis de las distintas posibilidades! En realidad me viene genial porque este cuadrimestre entrante empiezo a trabajar (por primera vez). Tienes algún consejo sobre el número de asignaturas para compaginar bien con un trabajo a media jornada? Estoy pensando en matricularme de 4-5, pero me preocupa que pueda afectar negativamente a mi rendimiento. Gracias por la info!

    Responder

    • Javier Ferrer González

      25 Enero, 2015 at 20:31

      Buenas David, me alegro que te sea útil 😀

      Sobre lo que preguntas, hay 2 factores que dependerán del caso concreto:
      – Cuántas horas por semana harás en el trabajo
      – De qué tipo de asignaturas te matricularás

      Te pongo un ejemplo: Yo hasta ahora he venido haciendo 25 horas / semana y 3 asignaturas. E intentaba cogerme 2 asignaturas de carga media y 1 que sabía que no me requeriría tanto esfuerzo. Es algo con lo que también tienes que saber jugar.
      Otro ejemplo: Hay asignaturas (por ejemplo en mi carrera PROP e IDI) que van a requerir muchas horas de dedicación fuera de horas lectivas, con lo cuál, esas no me las he juntado en un mismo semestre. Pasa lo mismo con asignaturas que te cuesten más a ti personalmente por tu perfil.

      No obstante, este último semestre he hecho 4 asignaturas por pegarle un apretón al tema y que me cuadre mejor cómo acabar la carrera. La verdad es que no he tenido problemas pero también es verdad que considero que ha sido porque eran 4 asignaturas de carga media-baja (optativas).

      Así que, en resumen: dependerá del número de horas que trabajes, del tipo de asignaturas que tengas pensado coger y también, de cómo quieras afrontarlas (si te conformas con el 5, o quieres dedicarle tiempo para ir a por nota).

      Espero haberte ayudado mínimamente 🙂

      Responder

  2. Continuations in Smalltalk

    27 Enero, 2015 at 9:39

    […] By the way, I would like to make a special mention to our teacher in this subject: Jordi Delgado. Subjects like this (Advanced Programming Concepts), only possible thanks to people like him, are the ones which provides some sense to the idea of finalizing the degree and not drop it out despite the fact of having to combine it with a job. […]

    Responder

  3. Cómo hacer la matrícula universitaria

    21 Febrero, 2015 at 19:38

    […] Si trabajamos, deberemos tener en cuenta que poder compaginar el trabajo con los estudios, entran en juego factores como el número de veces que deberemos “cambiar de chip”. Aquí más información sobre las posibles combinaciones para compaginar el trabajo con los estudios. […]

    Responder

  4. […] obstante, el sacarme la carrera a pesar de compaginarlo con el trabajo, es algo que considero que está suponiendo un punto de inflexión en mi vida a muchos niveles y […]

    Responder

Deja un comentario

Subscríbete por email

Recibe las noticias que se publiquen en tu buzón:

Google+

Facebook